Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC, 41 años de resistencia, perseverancia y movilización

Cric 41 aniv1¿Resistencia, a qué o a quién?, a la invasión y despojo de los territorios, explotación de sus tierras, locación de bases militares e incremento del pie de fuerza, reducción de la autonomía propia, persecución y amenazas, que hoy van en aumento. Así continúa la lucha de los indígenas caucanos.


















El Consejero Mayor  del Cric, Jesús Chávez, reunido con niños indígenas en un poblado

del norte del Cauca. /Foto: CRIC


Por: Fabrit Cruz Joaquí

Especial para agendapropia.com


En este sentido, una de las líneas fuertes que congregó a los pueblos para no decaer en su trabajo, fue la reivindicación de los territorios. "Siendo dueños legítimos de estas tierras, permanecíamos como terrajeros, peones, cuidanderos y esclavos de los terratenientes", se lee en el pronunciamiento de pueblos indígenas en el marco de conmemoración de presencia, permanencia, lucha y resistencia del Consejo Regional Indígena del Cauca, consignado el año pasado.


Pero, ¿por qué la tierra tiene tanta importancia para los indígenas en el departamento del Cauca?, porque la miran y la defienden como la raíz de sus costumbres, por ello no buscan solo recuperar un pedazo de tierra sino "un pensamiento sobre la misma", expresa Abelina Pancho, líder del movimiento indígena.


Y es a raíz de la recuperación de la tierra que un 24 de febrero de 1971, en el Resguardo Indígena de Toribío se creó el ConsejoCric 41 aniv4 Regional Indígena del Cauca y se conformó el primer comité ejecutivo, que no pudo funcionar debido a la represión de los terratenientes y a la falta de organización en esa época. Tras una segunda reunión realizada el 6 de septiembre de 1971, en el corregimiento de Tacueyó (Toribío), se definió una plataforma de lucha expresada para entonces en siete puntos claves, que hoy cuarenta y un años después, se consolida en diez puntos.


1.Recuperar las tierras de los resguardos.

2.Ampliar los resguardos.

3.Fortalecer los cabildos Indígenas.

4.No pagar terraje.

5.Hacer conocer las leyes sobre indígenas y exigir su justa aplicación.

6.Defender la Historia, la lengua y las costumbres indígena.

7.Formar profesores indígenas.

8.Fortalecer las empresas económicas propias.

9.Defender la naturaleza y el medio ambiente. 

10.Fortalecer la familia como núcleo central de la cultura incluyendo a mayores, mujeres, jóvenes y niños. Este último incluido en el marco del XII Congreso Regional Indígena del Cauca, realizado en Caldono.


Dentro de la Plataforma anterior del CRIC surgieron los programas para orientar el proceso del movimiento indígena. La función principal de estos programas ha sido capacitar a la comunidad en producción, educación, salud, medio ambiente como apoyo a la dirección del Consejo Regional Indígena del Cauca, que inicialmente se llamó comité ejecutivo, donde se contaba con cargos de presidente, vicepresidente, secretario, tesorero, fiscal y ejecutivos zonales.


Dicha estructura, con la orientación de las comunidades y autoridades indígenas se hizo realidad en junio de 1999, mediante la movilización y declaración de la emergencia social, económica y cultural de los pueblos indígenas, que los cabildos certificaran al CRIC como autoridad tradicional, y exigieran del Estado su registro como tal, proceso realizado mediante la resolución 025 emitida por el Ministerio del Interior del mismo mes y año.


En 2005, la connotación de la recuperación de tierras tuvo un cambio profundo. Se pasó de la recuperación a la liberación de la 'madre tierra'. "No era solo recuperar sino liberar la tierra porque estaba en riesgo y sigue en riesgo por la presencia de las multinacionales, saqueo mineral y de hidrocarburos. Hay que seguirla liberando", afirma Aida Quilcué, consejera del CRIC. 


Agrega que liberar significa "caminar el territorio, reafirmar los sitios sagrados como vinculo de la relación hombre-madre-tierra, generar iniciativas o fortalecer procesos de resistencias desde las distintas acciones".


Aida Quilcué, cara visible de la resistencia indígena


Cric 41 aniv7Dieciocho años atrás una avalancha de lodo en el municipio de Páez, Cauca, golpeó con furia a las comunidades asentadas sobre las montañas de Tierradentro. La desesperanza y los gritos de auxilio de los nativos del sector llevaron a un grupo de jóvenes indígenas a proyectarse como líderes en medio de la tragedia. Una de ellas es Aida Quilcue, quien de la mano de comuneros como Anatolio Quirá, Inocencio Ramos, Daniel Cotocué, y Marco Tulio Chirimuscay apoyaron el proceso de reubicación de las comunidades afectadas aquel 6 de junio de 1994.


"El Consejo Regional Indígena del Cauca fue clave en la asistencia humanitaria", recuerda Aida.

Luego de esa odisea pasó hacer promotora de salud, gobernadora de Itahibe, -resguardo al que fueron trasladados los afectados por la avalancha de Tierradentro, Páez-; presidenta del Consejo Indígena del Huila; y en el 2007 regresa nombrada como delegada al Consejo Regional Indígena del Cauca.


Sin embargo en el 2008 varios sucesos marcarían su destino para siempre como Consejera Mayor del CRIC. Las autoridades tradicionales venían solicitándole al gobierno de Álvaro Uribe Veléz una reunión donde se debatieran temas vitales para el movimiento indígena, entre ellos, el respeto a sus territorios, pero no se avanzaba. Es así, como ante la mínima atención del Estado, y agotada la opción del diálogo, acordaron las vías de hecho.


Aida Quilcué organizó la 'minga de resistencia' que se tomó la vía Panamericana entre Popayán y Cali, con el apoyo de 45 mil indígenas. El país seguía paso a paso el recorrido. "Eran épocas de asesinatos, señalamientos, reclutamiento forzado, violación de derechos humanos, como ahora. En ese sentido el mandato de las comunidades era llamar la atención, haciendo sentir la voz del pueblo indígena ante la realidad del momento".


Cric 41 aniv3Allí se fortalece el concepto de la 'minga'. "Trabajar juntos, caminar juntos, estar juntos. Era una vivencia cotidiana de los pueblos indígenas. Era la vida de nosotros", recuerda la consejera.


Ese duro proceso dejó entre la comunidad nativa 122 heridos y un muerto. El presidente Uribe, para entonces, no se reunió con los indígenas aduciendo falta de seguridad; los indígenas entonces pusieron en entre dicho la Seguridad Democrática. "La Seguridad Democrática entonces no servía porque sino servía para él no servía para el resto", apunta Aida.


Fue cuando vino una segunda reunión en el resguardo de la María, Piendamó. No como un consejo de seguridad - como estaba acostumbrado el Gobierno -, sino como un debate abierto y franco, que fue mediado por el Episcopado Colombiano, el juez Baltasar Garzón, y otras organizaciones que impulsaron el encuentro. Un debate que los indígenas habían propuesto cuatro años atrás, para dar a conocer lo que venía pasando con el movimiento.


"He recogido muy bien señor Presidente sus anotaciones, en el marco del respeto, y lo reafirmamos como pueblos indígenas. (...)Hoy es el momento de decirle la verdad al país y al mundo la verdad. (...) Se nos ha dicho a los pueblos indígenas que somos terroristas, que somos delincuentes y así se nos ha tratado como tal, ¡por eso hoy es el debate compañeros!". (Fragmento del discurso de Aida Quilcue, resguardo de la María, Piendamò).


A finales del 2008, cuando el país se preparaba para iniciar la Novena de Navidad, otro suceso agobió la 'berraquera' con la que habla esta comunera.


Edwin LegardaUn camioneta Toyota, color rojo, salió a las tres de la madrugada desde Tierradentro hacía Popayán. "Él manejaba la Toyota  (Edwin Legarda) aunque la carretera estaba aún oscura y al pasar por Gabriel López, zona rural de Totoró, se escucharon unos disparos. Edwin Legarda aún herido condujo unos kilómetros más adelante el vehículo adscrito al CRIC."


Por ser organizadora de la minga y quien había liderado ese proceso de todos los pueblos indígenas "pensaron que yo venía en ese viaje, por ello la emboscada. Esos disparos eran para mí", dice Aida, con un nudo en la garganta. Ese 16 de diciembre, miembros del Ejército asesinaron a su esposo. "Son hechos probados", sostiene la lider indígena.


El fallo condenatorio fue proferido por el Juzgado Segundo Penal del Circuito Especializado de Popayán, Cauca. Por el homicidio se juzgaron a un Sargento, un Cabo y cuatro soldados adscritos al Batallón 'José Hilario López' de Popayán, miembros del pelotón Galeón Nª 7. Una séptima persona, -un soldado campesino- , fue absuelto, ya que al parecer no disparó su munición en el momento de los hechos.


"La ''minga' me trajo a mí muchos avances para la organización, fue un gran paso. Rompimos las fronteras del mundo en las voces de los pueblos, pero a la vez me costó la vida", narra Aida Quilcue, mientras baja su cabeza.


El panorama actual del movimiento indígena se agudiza


Jesús Chávez, consejero mayor del Consejo Regional Indígena del Cauca, denunció amenazas contra líderes indígenas en el departamento. "Los líderes amenazados en la zona occidente y norte son varios y van en aumento", cuenta el Consejero Mayor; "Nelson Lemos en Toribio, Éibar Hernández en Jambaló, Luis Alberto Mensa, coordinador Guardia Indígena al Norte del Cauca, entre otros".


Los responsables; al parecer la guerrilla, el Estado y narcotráfico, todos bajo la misma consigna: mantener el dominio territorial, donde los muertos los ponen los indígenas.


Las amenazas no paran allí. El pasado 13 de marzo del año en curso, se conoció a través de un comunicado del pueblo Totontuna, municipio de Totoró, las amenazas recibidas por líderes, dirigentes y comuneros de este sector del oriente del Cauca. "Un pasquín de las denominadas 'Aguilas Negras', declaran de manera directa objetivo militar a comuneros, rectores del municipio y sindicalistas del magisterio caucano", registra el comunicado.


Cric 41 aniv2Se suma, de igual forma, el reclutamiento de jóvenes indígenas. Según el consejero mayor Chávez, el conflicto armado que se vive en el Cauca hace que grupos armados y los dedicados al narcotráfico "incentiven a la juventud indígena a coger las armas".


Como si fuera poco, y a raíz del aumento del pie de fuerza como respuesta al conflicto en el departamento del Cauca por parte del Gobierno, en los territorios y resguardos indígenas se han presentado casos de mujeres abusadas sexualmente, varias de ellas quedando en estado de embarazo. "Lo que pasa es que algunas familias no reportan estos casos por temor; son muy pocas las que se animan a hacerlo", reconoce el Consejero Mayor.


De otra parte, el debilitamiento de la credibilidad al interior los resguardos indígenas, es la nueva estrategia de los grupos armados. Estrategia a la que se enfrentan los líderes indígenas y autoridades tradicionales.


En los últimos tiempos se ha notado un cambio de estrategia de parte de las guerrillas frente a las autoridades indígenas. Según el Consejero Mayor del CRIC, "las guerrillas mienten al interior de los cabildos indígenas para debilitar la credibilidad de la autoridad tradicional, bajo la excusa de la defensa del territorio". El panorama se agudiza con la presencia de las Fuerzas Militares en la zona.


El Gobierno anterior, según Jesús Chávez, también implementó estrategias para debilitar el movimiento indígena en el Cauca. "El Gobierno de Uribe creó la OPIC (Organización Pluricultural de Pueblos Indígenas del Cauca, avalada el 21 de marzo de 2009 por el anterior Ministro del Interior Fabio Valencia Cossio), señalando al CRIC como opuesto a sus políticas de gobierno, y así poder sustentar que el Estado tenía el respaldo de los indígenas en el Cauca", asegura el líder indígena.


El horizonte se oscurece tras el asesinato de cinco indígenas en el norte del Cauca el pasado jueves 15 de marzo. Dentro de los cuerpos reconocidos hasta el momento está Edwin Carrillo, coordinador de la Guardia Indígena de Piendamó y David Gómez, comunero de Quichagua, en Silvia.


Pero las amenazas, también han llegado al Resguardo de Caldono. Cuatro líderes indígenas, dentro de ellos el Coordinador Político de Educación y un concejal del Resguardo Indígena de Pioyá, hacen parte de los líderes amenazados por un grupo no identificado, según Albeiro Calambás, consejero del Resguardo de Caldono.


"En este momento hay un comunicado dirigido a la opinión pública que revela desplazamiento y amenazas de cuatro compañeros indígenas de Pioyá, tras el rechazo de una minería ilegal en la zona, por un grupo no identificado", puntualizó.


¿Qué se hace desde el Congreso?


El senador Marcos Avirama, de la Alianza Social Indígena, ASI, habla del trabajo que junto a él adelanta la bancada indígena en el Congreso. "El tema fuerte ha sido justicia porque consideramos que las autoridades indígenas tienen una cantidad de sistemas de sanción de los delitos que se cometen en las comunidades, y los cabildos han comenzado a hacer procesos de justicia, pero se necesita fortalecerlos".


En este sentido, la bancada, pidió un aumento de recursos para desarrollar un verdadero sistema de justicia donde se juzgue desde un sistema propio y no desde el estatal. "Por ley, se incluyó un aporte del 5 por ciento".


Avances


En aspectos como la educación propia, las comunidades han comenzado un proceso mancomunado a través de asambleas comunitarias, juntas directivas y congresos para aprobar los proyectos, desde su cosmovisión.


En el resguardo de Caldono anteriormente el FEI (Frente Educativo Institucional), abordaba ciertas áreas como geografía y español. "Hoy se dictan también el Nasa Yuwe, se adelantan trabajos manuales y de artesanías en cabildos y escuelas", afirma Albeiro Calambás.


Así mismo, el consejero del CRIC reafirma los avances en este campo. El movimiento indígena ha asumido la educación propia como un derecho porque "si la educación no potencializa lo que somos, nos llevará a desaparecer en el tiempo", reconoce.


Hoy las comunidades tienen el apoyo de varias universidades a nivel latinoamericano para fortalecer su proceso rumbo a una universidad propia.


De otro lado, el Consejero le apunta a la unión de fuerzas sociales como estrategia en defensa de los territorios y en contra laCric 41 aniv6 guerra que vive el Cauca. "El movimiento indígena lucha por los derechos de campesinos, afros y comuneros, y al estar separados, es más difícil defender el derecho a la tierra".


Una defensa que es el símbolo de la perseverancia de los pueblos indígenas a lo largo de la historia, defensa de sus territorios y su cultura, así les siga costando la vida. Enfrentarse a un modelo, a un gobierno no es fácil para quienes hoy lideran procesos sociales, por eso muchos defensores de derechos humanos viven esa situación "porque el que habla de vida está destinado para la muerte. Esa es la historia de Colombia, y en particular la historia del CRIC", concluye Aida Quilcue.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Contacto
Copyright © 2014 Agenda Propia AP. Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización de su titular
Popayán - Cauca - Colombia - Sudamérica
Desarrollado por: handres